La actividad física es la mejor medicina para las personas mayores

No decimos nada nuevo si mencionamos que el ejercicio físico es beneficioso para cualquier persona y a cualquier edad. Pero en el caso de las personas mayores, ¿es realmente beneficioso? Pues bien, según una reciente declaración de consenso internacional liderada por Mikel Izquierdo, jefe de grupo del CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludables (CIBERFES) en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), el ejercicio “es la mejor medicina para las personas mayores y es prioritario integrarlo en los programas de atención a pacientes con fragilidad y en la práctica de la medicina geriátrica”.

 

Sesión de gimnasia para mayores de Soinhezi

Esta declaración, en la que han participado las principales instituciones científicas de ejercicio físico y envejecimiento saludable de todo el mundo; se ha basa en la evidencia científica y proporciona certezas al uso del ejercicio y la actividad física para la promoción de la salud y la prevención y el tratamiento de enfermedades en mayores.

En la misma se muestra que la falta de ejercicio aumenta el riesgo de enfermedades, singularmente las dolencias crónicas más comunes asociadas con el envejecimiento como las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, la sarcopenia, la fragilidad o la falta de autonomía.

Necesidad de adaptar el ejercicio a cada personas

No todo el mundo, por su condición física y su salud, es captar de practicar la misma actividad. Por esta razón, es necesario adaptar el ejercicio a cada persona.

El consenso internacional alcanzado pone también el acento en que el ejercicio es beneficioso, pero para que sea favorable, es aconsejable que realice de acuerdo con una rutina correcta que está pautada y controlada por un profesional.