SOINHEZI con la atención y detección de la violencia machista en mujeres mayores

Las mujeres mayores que sufren violencia machista son, sin duda, uno de los colectivos de mayor vulnerabilidad. En la mayoría de los casos, todo sucede de puertas adentro lo que convierte a las víctimas en invisibles. Conocer los factores particulares asociados a este problema y las claves para su intervención es fundamental de cara a su atención y detección. Este es el objetivo del curso de formación en el que recientemente hemos participado impartido por Mentxu Hernando, educadora social, experta en violencia de género, que se ha realizado en Marienea, la casa de las mujeres de Basauri.

 

 

Apenas existen datos del número de mujeres mayores de 60 años víctimas de violencia machista, y si no hay datos es como si no el problema no existiera. El género, la edad las convierte en un grupo de alto riesgo de sufrir algún tipo de maltrato.

Denunciar para ellas no es nada fácil ya que se encuentran barreras de todo tipo: dependencia económica, invisibilidad social e, incluso, en algunos casos incomprensión por parte de los hijos que les piden que aguanten en principio.

Además, no saben dónde dirigirse, tienen miedo a no ser creídas, desconfían del apoyo que puedan recibir, y sobre todo, se han acostumbrado a sufrir violencia.

Por todo ello, es esencial iniciar la detección y la atención en los mismos lugares donde se encuentran como los centros de día, los hogares para personas jubiladas, los centros de atención sanitaria, etc. Es necesario actuar con estos colectivos para que dejen de normalizar la violencia y, también, acompañarles a nivel emocional, incluso después de la muerte del maltratador.