La risa en personas mayores

El novelista Víctor Hugo decía que “la risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano”. Los beneficios que provoca la risa son conocidos desde hace miles de años y hoy en día están apoyados por datos científicos. Un bebe se puede reír de media unas 300 veces al día, sin embargo, en la madurez el hábito de la risa disminuye notablemente. Actividades como la expresión corporal, el baile, ejercicios de respiración, etc. pueden ayudar a dar rienda suelta al bebé que todas y todos llevamos dentro.  

 

La risa en las personas mayores, Soinhezi

La risa activa casi 400 músculos de nuestro cuerpo.

Entre otras cosas, la risa fortalece el corazón, dilata los vasos sanguíneos, segrega betaendorfinas, mejora la respiración y alivia la digestión. Se puede decir, por tanto, que reír es una sana costumbre.

Como curiosidad, los humanos somos la única especie que sabe hacerlo. Una reacción que vamos perdiendo con los años. Aunque, lógicamente, depende de cada personalidad, al parecer la madurez trae consigo un cambio gradual caracterizado por la seriedad y una disminución de la risa.

Cada vez más, se buscan estilos de vida saludable y dinámicos. En los últimos años se ha hecho popular la risioterapia. En general, actividades como la expresión corporal, el baile, ejercicios de respiración, etc. contribuyen a mejorar el estado físico y psíquico de las personas mayores. Relajar las tensiones del cuerpo, el contacto social, ayudan a que la risa salga de manera natural y simple, como en la infancia.