La “nueva normalidad” en las ludotecas funciona con normalidad

Desde que comenzamos este curso de forma presencial en las ludotecas –allá por la segunda quincena de septiembre en el caso de Usansolo y a mediados de octubre en las dos de Arrigorriaga– hemos podido mantener la actividad sin ningún contratiempo. ¡Algo estaremos haciendo bien! Se han organizado grupos reducidos de 6 personas (monitoras y monitores incluidos), lo que facilita poder mantener los grupos burbujas de la escuela, que acuden un día por semana a su ludoteca con las mismas ganas de siempre o más.

 

Esperemos que más pronto que tarde podamos volver a la “vieja normalidad”, pero, mientras tanto, nos estamos acostumbrando a jugar con poco. Hemos pasado de ludotecas con montones de opciones de juguetes a ludotecas con nada  o casi nada para mantener las máximas medidas de seguridad. Pero si algo no nos falta es imaginación. En su lugar, cada día planteamos juegos y actividades lo más diversas posibles que, además de servir para pasar un rato entretenido, nos ayudan a continuar educando en valores a través del juego en estos momentos en los que la educación en valores se nos antoja más necesaria que nunca.

 

Podemos decir que el famoso lema “menos es más” se está cumpliendo totalmente porque lo cierto es que continuamos disfrutando de los espacios de la ludoteca… ¡y mucho!

 

Grupos de 6 personas, monitora o monitor incluido.

Grupos de 6 personas, monitora o monitor incluido.