Juegos cooperativos: el placer de jugar

En los juegos cooperativos nadie gana ni nadie pierde, nadie es eliminado o eliminada, nadie se lleva un premio porque la recompensa está en el mismo placer de jugar. SOINHEZI, a través de las ludotecas, fomenta este tipo de juego el juego porque trabaja valores como la ayuda mutua, la participación la tolerancia, la búsqueda de consenso…Valores que son fundamentales en la educación de las generaciones actuales y futuras.

 

Jugando al divertido juego de la silla

Jugando al divertido juego de la silla.

Se dirigen tanto a niños y niñas como jóvenes y adultos. Frente al fin de los juegos tradicionales, en el juego cooperativo las personas juegan juntas, no unas contra otras. De hecho, los juegos tradicionales también se pueden convertir en cooperativos

Como dice el psicólogo americano Terry Orlick en su libro Juegos y deportes cooperativos, “la idea que hay tras los juegos cooperativos es sencilla: jugar con otros mejor que frente a otros; superar desafíos, no superar a otros”.

 

Otras formas de expresar cooperación

Los juegos cooperativos son una novedosa herramienta de educación, pero la cooperación también se puede fomentar a través de otros campos de expresión como la pintura colectiva, el cuento colectivo, etc.

Juegos cooperativos Soinhezi

Entre todos pintamos mucho.

En las ludotecas realizamos murales, dibujos compartidos donde cada niño y niña incorpora en el dibujo algún elemento. Creamos cuentos a partir de esos dibujos que normalmente son muy descriptivos. Cuentos colectivos que vamos construyendo a partir de aportaciones. Entre todas y todos, porque de eso se trata.

Se puede consultar más información y juegos en la web del Centro de Recursos Kometa.